Desalojan casetas de peaje ‘tomadas’ en Nayarit

Ayúdanos a compartir en tus redes sociales

Tepic, Nay. Elementos de la Guardia Nacional (GN), de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, así como de la Agencia de Investigación Criminal desalojaron durante la madrugada de este domingo a un grupo de personas que desde hace varios meses mantenían tomadas las casetas de peaje de las autopistas Tepic-Villa Unión (Nayarit-Sinaloa) y Tepic-Guadalajara (Nayarit-Jalisco).

Los uniformados detuvieron a un número indeterminado de personas que se negaban a retirarse y que a empujones se enfrentaron con los grupos antimotines.

En operativo simultáneo los agentes llegaron a las casetas de Trapichillo, Ruiz y Tecuala asentadas sobre la autopista Nayarit-Sinaloa, así como a la de Santa María del Oro, Nayarit-Guadalajara y les dieron cinco minutos a los manifestantes para quitarse de los carriles que tenían tomados y de las casetas donde exigían 50 pesos a los automovilistas para darle el paso.

Los inconformes se negaron a irse y formaron una valla humana tomados de las manos; la Guardia Nacional formó un bloque y avanzó con los escudos al frente y a empujones comenzaron a replegar a estas personas, quienes para evitar la acción colocaron a niños y mujeres en las primeras filas, lo que no detuvo el operativo.

«Zapata vive, la lucha sigue» fue la consigna que se escuchaba previo al desalojo, donde los presentes exigían que se les mostrara una orden por escrito para quitarse por voluntad propia.

La Guardia Nacional se impuso a empujones, los retiró de las casetas y detuvo a varias personas;hasta este momento, elementos de la GN permanecen en vigilancia permanente en las cuatro casetas liberadas.

Los manifestantes dicen ser agricultores afectados por la expropiación de sus tierras para la construcción de las autopistas y se establecieron en dichos puntos por varios meses, en primera instancia de forma intermitente y después permanente.

Sin embargo ha trascendido que muchos de ellos no eran campesinos sino presuntos integrantes del crimen organizado que “pagaban a algunos ejidatarios para disimular” el movimiento y obtener dinero; algunas personas cercanas a la zona señalaron que “a esta gente se les daba un tipo salario, de 500 pesos a 800 pesos diarios, por cubrir turnos de 8 horas” y por mantener niños en el plantón las 24 horas del día.

Los ejidatarios que dieron inicio con este movimiento pedían la construcción de puentes sobre la autopista concesionada al grupo Inbursa, ya que quienes viven de un lado de la vía carretera y deben de cruzar para ir a trabajar sus tierras lo hacen corriendo y esquivando automóviles.

Recordaron que los puentes eran parte de las obras complementarias a las que se comprometieron las autoridades cuando expropiaron sus tierras, además del pago de éstas a valor actualizado y el arreglo de caminos rurales de los pueblos afectados.

La semana pasada el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador anunció que las casetas serían liberadas por elementos de la Guardia Nacional, lo que sucedió este domingo.


Ayúdanos a compartir en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: