Luis Vampy Tovar presentó «El Recolector» su nueva obra plástica

Ayúdanos a compartir en tus redes sociales

Por Amauri González Gil

Una vez más el artista plástico da muestra de su talento al presentar una de sus más recientes obras en la ciudad de Tepic, Nayarit, México.

Luis Vampy Tovar / Artista Plástico

Ante un grupo reducido de invitados y procurando la sana distancia y protocolos de salud ante la pandemia por COVID-19, el artista oriundo de Nayarit presentó su obra denominada “El Recolector” en la sede de Fundación Vizcaya en la ciudad mexicana de Tepic.


¿Quién es Luis Vampy Tovar?. Cuando se trata de responder preguntas tan personales como definirte de una manera en particular siempre se vuelve difícil; el crecimiento propio, la transformación, los actos decadentes o las vanaglorias que quizá te han orillado a tener una IMAGEN MAS puntualizada de ti se traducen en años y años acumulados de una vida “normal”.

En este punto de mi vida puedo concretizar a Luis Vampy Tovar como un hacedor de prácticas socio-culturales, con 16 años de trayectoria puedo decir que mis quehaceres culturales ya tienen más forma.


Soy creativo desde que tengo uso de razón, las formas, los colores, los objetos como tal han estado presentes en mi pensamiento desde mis inicios sin tener un fin en particular, más que el de expresar lo que en mis imaginarios ocurre.
Video arte , instalación, performance, relatos de terror , y pintura. Incursione en todo eso intentando proyectar todo lo que pasaba por mi cabeza.

Fundación Vizcaya en Nayarit, México.

El artista plástico describe que en su obra “El Recolector” se encuentra la presencia de el caos, la saturación, la redundancia y la repetición; estas caracteristicas estan presentes en un vaivén de emociones excitantes para mi cerebro, pigmentado de matices dulces a mi propia vista. Esparciendo el germen de esas tiernas y oníricas vivencias por doquier.

En cada una de mis obras existe una dimensión casi imperceptible; llama al espectador a observarlas una y otra vez hasta descifrar su contenido.

En la diversidad del mundo , quien observa mi obra siempre altera su significado , traduciendo este cambio en polisemia humana .

Siempre lo he dicho: Toda obra es única e irrepetible.

EL RECOLECTOR, es una pieza que engloba las vivencias, experiencias y gustos personales de una ser habitante de este plano existencial, pero que al conceptualizarlo en esta obra se a transformado en todos nosotros. Hablo de unidad, TODOS SOMOS EL RECOLECTOR.

En lo personal, recorro la vida recolectando esencias, colores, formas y sabores que hagan vibrar mi corazón, y que logren sentir a mi interior querer materializarse.

EL RECOLECTOR hoy en día es una pintura plasmada sobre un bastidor de madera que al ser observada por mí, por ti o por todos nosotros se transforma en mucho más. Quizá, se convierta en una habitación o en un escenario teatral en donde todos somos invitados a participar dentro de y con sus elementos.

EL RECOLECTOR es una Crónica del Gran Imaginario Universal.

Me resulta prácticamente imposible pensar que todo lo que conocemos esté trazado de una forma en específico, tan solo sentémonos a meditar sobre la vida en este planeta, en este universo, en esta existencia, en este tiempo… y preguntémonos:

¿Que es lo que en realidad estamos observando?

Analicemos sutilmente nuestro entorno y contemplemos su excelsa belleza, Olvidémonos de todo y desprendamos ese gran velo que cubre nuestro interior nublando nuestra propia grandeza.

Pues si, somos grandes por naturaleza, y como no serlo si formamos parte de una unidad, comprendamos eso y seamos felices en nuestros corazones. No necesitamos nada mas pues todo lo que existe es nuestro, todo lo que existe soy yo y yo soy tu en realidad.

Pues creo fielmente que todos estamos conectados por una sutil filigrana celestial.

No me refiero al ser, como el centro del universo, o tal vez si, y de ahí parta todo lo demás.

Al respecto surge en mí una teoría muy personal, en la cual toda la extensa población de este planeta surge de un solo ser, el cual puedo ser yo en este momento y a la vez multiplicarme en diversos universos temporales materializados en personas, formando así, parte de un recurso evolutivo que enriquece la genética universal en busca de nuestra mejor versión.

Para comprender estas y otras cuestiones que creo nos surgen a todos, es necesario creer en algo tan característico del ser humano, la imaginación y dar un salto de fe hacia ella.

Luis Vampy Tovar

De esta forma podremos comprender conceptos físicamente irracionales como lo es, que el ser humano forma parte de una red interminable de energía renovable, como si fuese parte de una transformación o mejor dicho como si sufriera una metamorfosis en la cual nos recreamos como hermosas mariposas de luz otorgando belleza a nuestra propia existencia, regresando al origen llenos de sabiduría adquirida durante nuestro proceso creativo, llamado vida.

Observemos nuestro interior y conceptualicémoslo como el universo mismo, pues en nuestros cerebros está inmersa esa alucinante inmensidad que representa el cosmos, en donde todo es real, en donde todo existe, y a la cual con una instrucción introspectiva podríamos tener acceso ilimitado.

Me refiero simplemente a que lo único que pudiese ser virtualmente real, se origina dentro de nosotros, mesclando materia que aun no logramos comprender pues es pura energía.

Este proceso místico se lleva a cabo dentro del GRAN IMAGINARIO UNIVERSAL. Lugar lleno de posibilidades, conceptos e ideas que esperan ser trascendidas.

Si bien el materialismo de las cosas virtualmente es una proyección de nuestros pensamientos, necesitamos ubicarlos adecuadamente, para no ocasionar ninguna falla en el sistema proyectado y sea asi, algo comprensible para su propio entorno.

Todos tenemos acceso a esa información celestial, es parte de nuestro ser pues al momento de nacer estamos dotados de un alma poseedora de todos esos códigos que durante eones se han acumulado en nuestro espíritu, el cual creo yo, se localiza en el centro del laberinto formado por nuestros surcos cerebrales, en donde yace dormido en la espera en que su propio yo lo despierte y así poder proyectar su milenaria sabiduría.

Ahora visualicemos ese imaginario, no importa el concepto que adjudiques, pues en esencia será el mismo.

En lo personal concibo al gran imaginario universal, como un abismal lugar vacio y obscuro, razón por la cual es imposible cuantificar sus dimensiones y por ende su estructura.

En este lugar reina la calma y el silencio absoluto y a la distancia solo se puede divisar pequeños puntos luminiscentes flotando cual globos con helio de los cuales pende un fino hilo elástico.

Es difícil perderse en la obscuridad pues no tienes una dirección en especifico y en efecto, no sabes si estas estático o en movimiento.

Cuando pude digerir este concepto de imaginario. La curiosidad me llevo a hurgar en el, pues al momento en que encontré esos globos flotantes y los observe fijamente, una fuerza invisible me atrajo hacia ellos inmerso en un letargo existencial.

Todo en mi ser se nublo y no recuerdo nada antes de esos globos!!!

Tan solo recuerdo infinidad de ellos sobre mi y sus finas cuerdas rosar mi rostro, lo impresionante es que a pesar de que el espacio superior expedía una gran luz multicolor ocasionada por la cantidad de globos, el espacio inferior seguía siendo obscuro.

Y mi ser quedo en medio, solo, pero en equilibrio como si flotase y muy lentamente me transformase en uno de ellos.

De pronto, tome un elástico, y lo tire rápidamente hacia mí cayendo entre mis manos una suave estructura membranosa que contenía en su interior algo que no podía entender, era un objeto quizá….

Accidentalmente rasgue esa membrana y cayó bruscamente algo que tenia 4 patas y una tabla sobre ellas

De nuevo una fuerza invisible me incitó a realizar un acto inesperado pues me senté sobre ese nuevo objeto el cual tenía inscrita una palabra, la cual descifré como: SILLA.

Desde entonces estoy sentado sobre ese objeto, en esa inmensidad, entre la obscuridad y la luz, observando el vaivén de esos globos luminiscentes y jalándolos de vez en cuando para descubrir nuevos conceptos, componiendo mundos dentro de esta eterna tranquilidad.

El imaginario universal es parte de todos, creo yo es nuestro origen místico, nuestra luz perpetua de sabiduría con la cual podemos iluminar y moldear nuestras propias realidades.

De esta forma los invito insistentemente a observar analíticamente su propia obscuridad para que así su luz se aclare y puedan acceder constantemente a este gran imaginario y moldearlo para crear nuevas y bellas composiciones siempre con amor a nuestra propia humanidad y buscando su felicidad.


Ayúdanos a compartir en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: