Serie Mundial: Llegó la hora de la verdad

Ayúdanos a compartir en tus redes sociales

Uno de los momentos más esperados de cada calendario llegó. Los amantes de la pelota caliente estarán extasiados y tendrán la compañía de millones de aficionados a los deportes para presenciar la batalla entre Rayas y Dodgers, los equipos que definirán al nuevo monarca del beisbol en el Clásico de Otoño.

Será la 75ª combinación de rivales diferente en un duelo por el título de MLB, los Dodgers disputarán su 21ª Serie Mundial, los Rays apenas su segunda, y lo más importante es que los de Florida buscarán su primera corona mientras los angelinos intentarán romper con su larga espera de 32 años sin ser campeones.

Uno de los puntos más atractivos de esta serie gira en torno a tres peloteros. Todos ellos han sido estelares esta postemporada. Dos son nacidos en México y el otro está próximo a convertirse en mexicano. Ellos son Julio Urías y Víctor González, con los Dodgers, y Randy Arozarena, con los Rays.

El zurdo Urías, nacido en Culiacán, Sinaloa, disputará su segunda Serie Mundial luego de haber participado en la de 2018; el zurdo fue el 14° nacido en nuestro país en jugar en un Clásico de Otoño, el cuarto sinaloense, pero el único culichi en alcanzar ese logro.

González, también zurdo, es originario de Tuxpan, Nayarit, y apenas debutó esta temporada, por lo que también lo hará en Serie Mundial. Cuando reciba la pelota para relevar será el 17° nacido en México en esta instancia y el primer nayarita en alcanzarla.

Arozarena, en tanto, es el flamante MVP de la Serie de Campeonato de la Americana, y aunque nació en Arroyos de Mantua, una pequeña ciudad de Pinar del Río, llegó a México hace 5 años, tiene una hija mexicana y ha dicho que quiere representar a nuestro país en el Clásico Mundial. En consecuencia, tiene corazón mexicano y seguramente celebrará con alguna bandera verde, blanco y rojo en caso de conseguir el título

Equipos diferentes

La diferencia de filosofía entre los Dodgers y las Rayas es tan grande como lo dejan ver sus nóminas, pues mientras que Los Ángeles paga la segunda más alta en MLB, Tampa Bay tiene la tercera más baja de la Liga.

Los californianos ganan con bateo de poder y pitcheo de élite, los de Florida logran los suyos a base de estrategia, con menos carreras y un cuerpo de lanzadores de relevo súper efectivos que no suelen lanzar por más de dos o tres entradas.

Como dato curioso, el equipo que gane el título completará un doblete para su ciudad, pues si los Dodgers ganan, la ciudad de Los Ángeles tendrá al campeón de beisbol y al del basquetbol de la NBA, que son los Lakers. En tanto que Tampa Bay hará lo propio con los Rays y el Lightning, ganador de la Copa Stanley de la NHL, en el hockey sobre hielo.

Para Dodgers el objetivo es simple: ganar el título o fracasar; para las Rayas es menos imperativo, pero además de un reto, es una cuestión de orgullo. Es hora de que cada quien elija su favorito. 


Ayúdanos a compartir en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: