¿Quién es Víctor González? El pitcher de Dodgers que hizo historia en la Serie Mundial

Ayúdanos a compartir en tus redes sociales

La vida no es fácil, y algunas personas encuentran muchos obstáculos que la hacen todavía más complicada. Increíblemente, ese es el caso de Víctor Aarón González Ortiz, un joven de sólo 24 años de edad que ha enfrentado momentos muy complicados, pero quien ha trabajado muy fuerte para superarlos y finalmente está recibiendo una justa retribución por su esfuerzo.

El originario de Tuxpan, Nayarit, es parte de una familia en la que se respira béisbol, pues sus tíos Fernando, Joel, Rodolfo y Vinicio llegaron a jugar pelota profesional, razón suficiente para que su papá, don Guillermo González, y su abuelo, también de nombre Guillermo, lo motivaran a también dedicarse a este deporte.m{1070478}

​LOS INICIOS DE VÍCTOR GONZÁLEZ

Nacido el 16 de noviembre de 1995, el zurdo de 1.83 metros de estatura y 81 kilogramos de peso comenzó su carrera lanzando para los Coqueros de Tuxpan y luego destacó por su desempeño en la Academia Alfredo Harp en Oaxaca y en la Academia del Carmen después, por lo que cuando sólo tenía 16 años de edad, los Dodgers de Los Angeles le dieron un contrato el 2 de julio de 2012.

El logro de ligarse a una novena ligamayorista fue un regalo que Víctor decidió dedicarle a su padre, quien apenas tres años antes falleció luego de haber sido apuñalado en Tuxpan. Un momento muy difícil para él, que, sin embargo, pudo superar con el apoyo de familiares, amigos y trabajo.

DEBUT COMO PROFESIONAL DE VÍCTOR GONZÁLEZ

Así, al año siguiente, en 2013, cuando tenía 17 años, hizo su presentación en el béisbol profesional con los AZL Dodgers de la Liga Rookie. En el montículo, Víctor lucía bien, pero fuera de él no fue fácil para él dar el paso en un país que no era el suyo, así que las promociones no llegaron rápido y en 2014, 2015 y 2016 todo se fue complicando.

Los Dodgers, sabedores de su talento, trataron de motivarlo entonces a trabajar en un ambiente en el que se sintiera más cómodo, y así fue como en 2016 Víctor se unió a los Charros de Jalisco en la liga invernal mexicana.

LLEGÓ A CONTEMPLAR EL RETIRO 

No obstante, su desempeño bajaba y su malestar aumentaba, hasta que todo alcanzó un punto alarmante cuando, en enero de 2017 supo que debía realizarse uno de los procedimientos más temidos para un serpentinero, pues te aleja de la actividad por al menos un año: la cirugía Tommy John.

El nayarita se deprimió y vislumbró la posibilidad de dejar el béisbol. La vida parecía ensañarse con él.

“Después de lanzar lloraba porque no podía lanzar strikes”, le aseguró Víctor al LA Times. Eran momentos muy difíciles para un joven de 22 años de edad que una vez había vislumbrado el éxito pero sólo había encontrado obstáculos.

Y así, en 2018 se hartó, Empacó sus cosas y decidió volver a México y olvidarse de todo… pero, una vez más, con el apoyo y el cariño de su familia y además el de una persona que se convirtió en “un hermano”, salió adelante. Ese hermano fue Julio Urías.

“Julio me decía que le echara ganas, que todavía tenía la edad, que muchos quisieran la oportunidad que tenemos, porque muchos peloteros no tienen esta oportunidad y muchos la quisieran. Pensé mejor las cosas y tenía razón”, dijo el propio Víctor en entrevista con ESPN.

UN NUEVO COMIENZO 

Y entonces comenzó el ascenso al lugar que merecía. El apoyo de su gente y los consejos no sólo de Urías, sino también de Sergio Romo, su compañero con los Charros, lo ayudaron a volver y tener un 2019 extraordinario, comenzando en los Rancho Cucamonga Quakes de Clase A+, pasar por los Tulsa Drillers de Doble A y concluir con los Oklahoma City Dodgers de Triple A, con un desempeño tan notable que Dave Roberts, el mánager angelino, decidió llamarlo para unirse al equipo grande.

El 31 de julio de este año, Víctor debutó en la Gran Carpa, donde su efectividad ha sido fenomenal: 1.33 en 20.1 entradas de labor en la temporada regular y un irreprochable 3.00 en los tres innings que ha retirado en los playoffs.

Cuando tanto como Julio Urías como Víctor González jueguen en esta Serie Mundial, se convertirán en el tercer dueto de mexicanos en compartir roster de un equipo en Clásico de Otoño. Los otros dos han sido, primero en 2011, Jaime García y Fernando Salas, con los St. Louis Cardinals; luego en 2019 se presentaron Roberto Osuna y José Luis Urquidy, con los Houston Astros.

(Se menciona también que en 2009 Alfredo Aceves y Ramiro Peña estuvieron con los Yankees campeones, pero mientras El Patón sí participó activamente en el título, Peña sólo fue activado de último momento pero nunca jugó, así que lamentablemente este par no puede contar.)

García y Salas celebraron el título, Osuna y Urquidy no pudieron lograrlo, ¿qué sucederá ahora con González y Urías?

Con su mortal sinker de 94 millas, su slider de 84, su cambio de 88 y, por supuesto su recta de 95 millas, Víctor se ha ganado un lugar en los Dodgers y está listo para ser el primer nayarita en la historia en disputar una Serie Mundial. Después de tantos momentos amargos, la vida por fin le está dando algo dulce a alguien que se ha esforzado por lograr algo grande… y lo mejor de todo para Víctor es que esto apenas comienza.


Ayúdanos a compartir en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: