Día del payaso: Cómo viven su nueva realidad ante la pandemia

Ayúdanos a compartir en tus redes sociales

La suspensión de los eventos, las fiestas y actividades públicas a raíz de la pandemia de coronavirus dio un giro de 360 grados a la actividad de los payasos, que prácticamente tuvieron que reinventarse.

A partir del 15 de marzo del año en curso no hubo más fiestas infantilescircos y tampoco eventos en las plazas públicas, el brote de covid-19 en Tamaulipas comenzó a afectar todos los rubros, recuerdan los hombres de rostro pintado y nariz roja en el marco del día internacional del payaso.

Al ver afectada sus fuentes de empleo, los bromistas personajes de Tampico, Ciudad Madero y Altamira tuvieron que ver cómo sí podían generar ingresos y mantener a sus familias, en vez de quedarse con los brazos cruzados.

“Por ejemplo, estamos emprendiendo acciones para anunciar establecimientos, carnicerías, restaurantes, zapaterías, eso significa estar con la bocina afuera y animando”, contó Jesús Julián Corpus Ramírez “Jaibito”, líder de Payasos Unidos del Sur de Tamaulipas.

Es decir, los payasitos pasaron de generar risas a los niños al área de mercadotecnia, al tratar de llamar la atención de los clientes para que visiten los locales y hasta dar a conocer algunas promociones.

Sobre la calle Juárez, en el Centro de Tampico, un payaso invita a los peatones a ingresar a una zapatería allí ubicada, el cual también se da tiempo de hacer globoflexia (figuras con globos) y darle un obsequio a los niños.

Al no permitir los eventos en plazas públicas y hasta la limitante de las autoridades por presentar sus espectáculos cómicos en autobuses, paulatinamente fueron ocupando los cruceros en calles y avenidas principales, en donde cambiaron los chistes por malavares.

Juan Enrique Reyes Hernández, mejor conocido como payaso “Danzarín”, eligió el crucero de la avenida Monterrey con Puerto Manzanillo, en el cual expone a los automovilistas sus acrobacias a cambio de algunas monedas.

Pero “no ha sido fácil”, expuso el artista urbano, porque no es lo mismo presentar un espectáctulo de 20 o 30 minutos en una fiesta infantil o un sketch de 5 minutos en el transporte público, a los 40 segundos en un crucero, por eso “se tuvieron que hacer adecuaciones”.

Crean su propio protocolo

En los municipios del sur de Tamaulipas hace casi un mes comenzó la reactivación de las actividades al llegar a la Segunda Fase de la contingencia, lo cual representó comenzar con algunos eventos.

“Se abrió la pandemia y vamos a eventos con poca gente, pocos niños, pero está muy escueto”, puntualizó Jaibito; sin embargo, no existe comparación con todas las actividades pre pandémicas.

Si acuden a una fiesta, debe ser con la mínima cantidad de invitados y definen un área en la cual no pueden acceder los menores de edad, inclusive, se dejaron de llevar a cabo los tradicionales concursos.

La dinámica ha cambiado drásticamente a causa de la pandemia que se siguen maquillando, pero no luce tanto porque obligatoriamente se debe utilizar el cubrebocas y la careta, así que solamente se les ven los ojos y la nariz.

“Por el cuidado de nuestras familias y cuidarnos nosotros mismos, ya no vamos a los eventos masivos, sacamos un reglamento nosotros en el que se le da prioridad a la sana distancia”, apuntó.

Congreso suspendido

Este año, en el mes de mayo, se iba a llevar a cabo el XXXIX Congreso Internacional de Payasos Tamaulipas 2020 pero debido a la contingencia sanitaria no se concretó.

Se esperaba la visita de más de 700 payasos de la zona sur de la entidad, de todo Tamaulipas e incluso de países como Panamá, España, Costa Rica, Chile y también de ciudades de Estados Unidos como Los Ángeles y Nueva York.


Ayúdanos a compartir en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: