Con más de 155 mil muertos ayer, y en el caso de Nayarit, con más de 90 contagios, los comerciantes insisten en que se le abra la puerta a la muerte y se le deje circular libremente

Ayúdanos a compartir en tus redes sociales

LA SERPENTINA 

POR GUILLERMO AGUIRRE 

** Con más de 155 mil muertos ayer, y en el caso de Nayarit, con más de 90 contagios, los comerciantes insisten en que se le abra la puerta a la muerte y se le deje circular libremente 

** La irreflexiva protesta de comerciantes 

Prudencia VS necesidad ¿quién debe imponerse? 

Ver ayer a un puñado-pocos por cierto- de comerciantes protestar en la avenida México y Allende, pidiendo que no les cerraran sus negocios ya que tienen necesidad de trabajar, aun sabiendo lo que está ocurriendo en el país y en Nayarit también, respecto a los contagios y muertes por la COVID-19, me transportó a algunas películas, leyendas, fábulas y libros que tratan sobre temas de gente necia que sabiendo el peligro que corre, aun así, se lanzan a luchar contra dragones, gigantes, monstruos, bestias milenarias, etcétera, etcétera, aunque claro, en el caso que estamos hablando, se trata de cuentos para niños, fabulosas leyendas en donde los finales obligadamente son felices, de otra forma estos cuentos ya no gustarían a los niños. 

Pero ocurre que en el caso de los comerciantes de ayer,  se informó que desafortunadamente la crisis sanitaria por la pandemia de Covid-19, sigue mermando al país entero y ayer jueves México se convirtió en el tercer país con más decesos de coronavirus al superar las 155 mil, 145  muertes por la enfermedad, de acuerdo con la lista de la Universidad Johns Hopkins. 

Oigan, hablar de que México con sus 155 mil muertes, superó nada más y nada menos que a la INDIA, un país que tiene más de mil  383 ,2 millones de habitantes, es decir que la INDIA tiene más de mil 1260 millones de habitantes, léase con el asombro que se merece la cifra de habitantes, más de mil millones de personas, y que hasta este momento, registran 153 mil 847 personas fallecidas, por el coronavirus,  y lo hace justamente en el día en que México cumplió oficialmente 11 meses con la pandemia.  

Es cierto que Estados Unidos se mantiene en primer lugar con 432 mil 603 fallecimientos, pero Estados Unidos tiene 331, 43 millones de habitantes, es decir, también más que México, mientras que Brasil con sus 213,86 millones de habitantes,  está en segundo lugar,  con 221 mil 547 decesos, después de Brasil, sigue México con sus 155 mil muertos, y en cuarto lugar, como ya lo dije, el país de la India. 

Ayer el número de muertos en nuestra nación fue de mil 506 personas, pero la mala noticia es que durante la semana pasada y está, la cifra diaria de fallecidos, ha superado los mil muertos, uno de los días pasados, murieron más de mil setecientos, y otro más, mil ochocientos. 

Así que si ni con estas cifras hay temor de que la situación es crítica, de que nuestra realidad es que estamos flotando en un mar de virus cuyas olas en cualquier momento nos pueden salpicar, entonces el camino que queda, es el de la imposición de medidas sanitarias y conductuales. 

Seguramente ustedes se preguntarán cómo un país con mil 383 millones de habitantes, pudo controlar las muertes por COVID-19;  y seguramente alguno de ustedes vieron los métodos del gobierno hindú para controlar a sus más de mil millones de pobladores, algunos videos que lograron  llegar a occidente, daban cuenta de que los policías armados con unos pavorosos garrotes, llegaban donde había alguna multitud, alguna aglomeración, y sin compasión alguna se dedicaban a garrotear a los reunidos, iban por las calles haciendo igual labor de vigilancia y castigo, los garrotazos a los  que estimulaban los convivios, eran implacables, lo resaltable es que los pobladores garroteados, simplemente obedecían, se retiraban, o se metían a sus casas, todo para evitar contagios, hospitalizaciones, muertes, pérdidas humanas pues. 

Pero en México, en donde se dan oportunidades de abrir un poco los negocios, de que vendan a domicilio, de que impongan el uso de cubre bocas y la lavada con gel sanitizante a sus clientes, ahora se exige más, se pide que se permita la apertura de los negocios al cien por ciento, sin medir las consecuencias. 

Alabo a Dios porque las autoridades se muestran estrictas y no se dejan impresionar con manifestaciones que a veces son promovidas por algún lidercillo del comercio, o de alguna cámara, la vida es mejor que el negocio…hasta mañana 


Ayúdanos a compartir en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: