Lo mismo de cada año, a lamentar el gasto y el desenfreno

Ayúdanos a compartir en tus redes sociales

LA SERPENTINA 

POR GUILLERMO AGUIRRE 

**Lo mismo de cada año, a lamentar el gasto y el desenfreno 

¿ y después de la semana santa qué? 

**Ni la pandemia del COVID-19, concientizó a los mexicanos de lo expuesto que estamos ante la naturaleza y la vida, para reflexionar en el significado de la semana santa 

Pues como cada año, ahora que estamos a punto de concluir el periodo de Semana Santa y seguir con la también popular llamada semana de pascua, que será a partir del próximo lunes, sabremos como siempre de las graves consecuencias que ocasionan estos días que no se laboran  y que están llenos de terribles tragedias. 

Al parecer, como seres humanos imperfectos, no reparamos en lo verdaderamente importante y trascendental, vivimos en y de lo superfluo, de lo material, sin comprender a fondo el sentido de esta vida y su profundo significado terminal, no vayan a creer que de pronto me volví mojigato, gazmoño, o puritano. 

Pero lo que sí sé muy bien, es que la Semana Santa debería  ser un periodo espiritual para los creyentes católicos y cristianos en especial, por ende, la mayoría de los mexicanos, el periodo de Pascua es la culminación de la cuaresma, mismo que debe ser enriquecedor para buscar la tranquilidad y paz interna, la cuaresma inicia con el Miércoles de Ceniza con la ineludible sentencia “recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás”, al tomar comprometidamente la ceniza. 

Sin duda esta semana por su significado, por los pasajes bíblicos que relatan el calvario muerte y resurrección de Cristo es aleccionadora, debe motivarnos a ser introspectivos, a reencontrarnos espiritualmente, a hacer el bien y evitar el mal, reflexionar sobre lo verdaderamente importante, sobre esta vida que, por lo vertiginoso de su ritmo, no nos damos cuenta de que es muy, muy corta y cuando menos pensamos… ya se nos fue. 

Por otra parte y aunque parezca una perogrullada, sin duda que la pandemia del coronavirus, nos permitió concientizarnos de que francamente estamos totalmente indefensos ante los embates de la naturaleza, que es cosa de que se desate un virus y el mundo entero empiece a temblar y se mueran en poco más de un año,  casi dos millones de personas en el planeta tierra, y me refiero a personas que nunca imaginaron que su final sería debido a un virus novedoso. 

Sin dudad es lamentable en todos sentidos, que este periodo de Semana Santa y significado pascual, se desvirtúe paradójicamente con el desenfreno, abusos, excesos, ocio, etcétera, que provocan conductas no solo erróneas, sino trágicas y delincuenciales, estas dos semanas lastimosamente e históricamente, presentan cifras sangrientas que pueden y deben ser evitadas, para mejorar la seguridad personal, de nuestras familias y publica. 

Reconozco que el feriado de la Semana Santa es una oportunidad para visitar a nuestros seres queridos que viven lejos, y sería bueno en este tiempo tener un encuentro con la familia y con nuestras raíces, pero sobre todo, evocar con respeto y reverencia el mensaje de la Cruz del Calvario, dándole honra a aquel que murió por nosotros para rememorar el hecho histórico relatado en los Evangelios. 

Para los judíos este es tiempo de recogimiento y reflexión, pues celebran las pascuas o la evocación de la salida de Egipto. Pese a que su celebración tienen más de 4,000 años, mantienen sus valores, respeto y reverencia a sus fiestas, pero nosotros, los cristianos, hemos diluido la esencia del hecho histórico que tiene 2,000 años, y lo hemos mundanalizado al extremo, pues todas las fiestas  o celebraciones cristianas se han mercantilizado y degenerado en orgias y vanidad. 

Es definitivo que debemos cambiar ese sentido inconsciente de “festejar” este periodo pascual, con actitudes de “spring brakers”, de desorden, un descuido espiritual de desenfreno irreverente 

que solo genera mortales accidentes, muertes de jóvenes mayormente, conductas torcidas que traen malas consecuencias en lo personal, familiar y como sociedad. Sirva esta reflexión no solo como mensaje del significado cuaresmal, del verdadero sentido de la Semana Santa, sino como una invitación abierta a cuidarnos, a no tomar riesgos ni poner en riesgo al prójimo, a no convertir nuestras vidas en otro viacrucis, pero muy en especial a resucitar del marasmo, para practicar la esencia y profundo significado de estos días santos. Ni más ni menos….hasta el lunes 


Ayúdanos a compartir en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: